Contacta +34 91 0 09 94 29

“Auditar para evitar el acoso escolar”, por Pedro Campoy Torrente

“Auditar para evitar el acoso escolar”, por Pedro Campoy Torrente
Victor

Pedro Campoy Torrente, director técnico de School Safety, y reconocido experto en acoso escolar, defiende en este post la labor de evaluación y medición en los planes de convivencia para evitar el acoso escolar. El criminólogo estará presente en la I Jornada School Safety de Prevención y Gestión del bullying y el ciberbullying que se celebrará en Sevilla el próximo día 26 de mayo.

La frecuencia con la que utilizamos y oímos la palabra “auditar” en los últimos años ha hecho que, en cierto modo, se haya ampliado su significado a ámbitos extra-económicos, aunque nuestra Academia de la Lengua nos señale que se refiere estrictamente al examen de la gestión económica de una entidad.

En el campo de la prevención de la delincuencia y de la conducta antisocial se suele utilizar la palabra “evaluar”, esto es, “señalar el valor de algo”. Y el valor de la convivencia, sin duda, es elevado.

Desde el punto de vista de las acciones encaminadas a prevenir y a intervenir en situaciones de maltrato y acoso entre iguales, en el mundo físico o en el mundo online, conocer qué es eficaz y eficiente entrelaza y trasciende los significados anteriormente referidos.

Entrelaza, porque es evidente que una adecuada convivencia es el valor principal por el que padres y madres, educadores y educandos comparten el espacio educativo para generar lazos, afectos y conocimientos que acompañen durante toda la vida a nuestros hijos e hijas. Así, sin dicha confianza de los progenitores en los recursos institucionales en el ámbito convivencial, los centros educativos se enfrentan a una pérdida de recursos económicos que, sin lugar a dudas, afectarán a su gestión económica.

Trasciende, en la medida en que el bien de la convivencia es un intangible que se ha pretendido cuantificar con métricas “incidentales” que lo único que indican es la actividad bruta de ciertas acciones derivadas de la aplicación de la normativa vigente. Y, afortunadamente, sabemos que esta actividad no refleja cuán adecuada es la convivencia de un centro.

Sabemos qué programas preventivos y qué acciones interventivas funcionan mejor para disminuir y evitar situaciones que afectan a la convivencia escolar; sabemos qué indicadores son los más adecuados para que el centro promueva, mantenga o cambie acciones encaminadas a mejorar la seguridad de los menores, y; sabemos, en definitiva, que poner parches en lugar de remedios es altamente costoso para las instituciones y para la sociedad.

A riesgo de seguir devaluando el significado de la palabra “auditar”, y a sabiendas de que oír a los actores principales, emisores y receptores, y combinar sus relatos con los indicadores adecuados es una buena manera de calcular el valor de la convivencia, creemos que auditar qué hacemos es imprescindible para prevenir e intervenir adecuadamente.

Si quieres inscribirte a la Jornada puedes hacerlo a través de este enlace.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*